Reducción de grasa no invasiva

Los tratamientos de reducción de grasa localizada atacan selectivamente el tejido adiposo, provocando una apoptosis o muerte celular programada de la célula grasa sin dañar el tejido circundante. Aunque los resultados óptimos y permanentes suelen verse a las 12 semanas de su primera sesión, la mayoría de los pacientes comienzan a notar los primeros resultados a pocas semanas desde su tratamiento. Este procedimiento es completamente seguro y no invasivo, pudiendo así retomar inmediatamente sus actividades normales.


ANTES ­
ANTES ­
DESPUÉS
DESPUÉS